lunes, 17 de julio de 2017

Lujo, política y amor en 'Versailles'



Lujo, política y amor....pueden ser las tres palabras principales que describan a está super-producción francesa que emite Canal +. Una serie muy muy francesa pero con un pero enorme, que está rodada en inglés (algo que yo sinceramente no veo muy lógico, pero bueno), al igual que todos sus actores que son de origen británico. 

Versailles; tiene ese aroma a superproducción, tanto en la ambientación, como en el vestuario y sin ninguna duda esos grandes decorados, en los que dan ganas de quedarse para siempre. Un bonito envoltorio, que podemos apreciar ya en el primer capitulo de la primera temporada. Sin duda alguna, en está serie no podían faltar intrigas palaciegas, amoríos entre reyes, amantes y cortesanos, como no sus dosis de sexo, desnudos y la figura de un atractivo Luis XIV (con los ojazos del actor de George Blagden; visto en "Vikingos").

No creo que el personaje histórico (me refiero al de Luis XIV)  sale muy bien parado (pues creo que se han centrado demasiado en su figura como seductor y gran amante, pues tuvo nada más y nada menos que 21 hijos);en una serie que por lo demás, cuenta con todos los ingredientes del género: las mentiras, la hipocresía, los castigos desmesurados a todo aquel que pestañease ante la figura real, los hijos ilegítimos, ellos con ellas y ellos con ellos y con ellas, de cama en cama, lo normal en una micro sociedad que vivía encerrada, en este caso, entre cuatro jardines y sin otro cometido que el de deambular por los salones de palacio. 

Mucha vista aérea sobre el palacio de Versalles para mostrar al espectador los kilómetros y kilómetros de zona forestal, floral y acuática. Algún tímido apunte sobre los problemas financieros y de rebelión obrera en el transcurso de las obras de la mansión real, todo armado con un buen vestuario, por no hablar de la buena peluquería.

Llamativa la falta de rigor histórico, tratándose de un rey tan trascendental para Francia y de un lugar tan emblemático, algo impropio del cine francés, que tan buenos productos ha dado para el cine.A pesar de todo, insisto, se deja ver por el interés de los personajes que giran alrededor del rey y, siempre que uno sea capaz de abstraerse del hecho histórico y la disfrute como lo que es realmente, una serie histórica basada en hechos reales. Pero no nos llevemos a engaño, solo basada.





Vistas las dos primeras temporadas de está serie, puedo decir sin miedo a equivocarme, que a mi personalmente me está encantado (eso, si con sus más y sus menos), pues todo y en el mundo de las series tiene sus peros. Le falta algo de rigor histórico, si es verdad, pero bueno lo compensa con sus maravillosos actores, su vestuario y sus decorados. Estas dos primeras temporadas, son grandiosas y sin ninguna a duda yo ya estoy esperando la tercera. No dudare en traeros, la reseña de la serie completa, cuando está acabe.


Lo mejor: Los decorados, el vestuario y el personaje de Felipe de Orleans (Alexander Vlahos).
Lo peor:   Su falta, en muchas ocasiones de rigor histórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario