miércoles, 2 de agosto de 2017

Los Tudor (The Tudors)


Titulo: Los Tudor
Titulo Original: The Tudors
Año: 2007/2011
Duración: 55 min
País: Irlanda
Director: Michael Hirst (Creator),Ciaran Donnelly, Jeremy Podeswa, Dearbhla Walsh, Steve Shill, Brian Kirk,  Alison Maclean,  Charles McDougall, Jon Amiel, Colm McCarthy
Guión: Michael Hirst
Música: Trevor Morris
Fotografía: Ousama Rawi
Reparto: Jonathan Rhys Meyers, Henry Cavill, James Frain, Natalie Dormer, Jeremy Northam, Maria Doyle Kennedy, Anthony Brophy, Sarah Bolger, Max Brown, Nick Dunning, Rod Hallett, Padraic Delaney, Sam Neill, Peter O'Toole, Tamzin Merchant, Gabrielle Anwar, Joely Richardson, Max von Sydow, Henry Czerny, Simon Ward, Jane Brennan, Emma Hamilton, Jamie Thomas King, Rebekah Wainwright,  David O'Hara, Callum Blue, Alan Van Sprang,  Mark Hildreth
Productora: Emitida por la cadena Showtime; Coproducción Irlanda-Canadá-EEUU; Peace Arch Entertainment Group / Bórd Scannán na hÉireann / PA Tudors / TM Productions
Género: Serie de TV. Drama | Histórico. Siglo XVI
Sinopsis: Drama ambientado en el reinado de Enrique VIII (1509-1547), que trata sobre los numerosos matrimonios del monarca inglés. Ansioso de poder y muy aficionado a las aventuras amorosas, el joven monarca gobernaba su reino igual que vivía su vida: sin piedad y sin control. Una historia sobre los más ocultos excesos del tirano, cuyo reinado estuvo marcado por la traición y las intrigas. 


CRITICA




Serie irlandesa emitida por la cadena pública TVE, que duro cuatro temporadas y que narraba el reinado de Enrique VIII, y sus matrimonios con sus seis mujeres. Los Tudor, marcaron un antes y un después en las series de corte histórico, dicese que fue la precursora de este tipo de series.


Basada en el reinado del monarca Enrique VIII , la serie trata de desmontar cada trama que rodeaba al rey y a su entorno: intrigas, matrimonios, infidelidades, pactos, ejecuciones...Quizás es debido a que desde siempre he sentido predilección por la ficción histórica. A pesar de estudiar Comercio pocas cosas me gustan más que informarme acerca de reyes, reinas e intrigas de corte. Así pues, no es de extrañar que, a mí, Los Tudor me sepa a manjar de dioses. Y más aún cuando lo que cuenta es la historia de uno de mis queridos reyes de Inglaterra, y en particular la de Henry VIII, que es sin duda uno de los más fascinantes.



Alabar la perfección técnica de la serie, su vestuario, sus decorados, su fotografía, su maquillaje y sus efectos es casi innecesario, y además responde a la simple idea de tener a un soberbio equipo de profesionales trabajando con enormes medios y sumas de dinero. Si a mí me encanta esta serie es por sus guiones. O más que por sus guiones, por la inteligencia y el riesgo que veo tras ellos. Me explico. La historia de Henry es una historia sin buenos ni malos, lo cual siempre es difícil de poner en una pantalla. De sobra sabemos que una inmensa mayoría de aquellos que ven series o películas necesitan saber con seguridad quién es el bueno y quién el malo, y necesitan saber que podrán apoyar a uno u a otro. Éso no ocurre en Los Tudor. En esta serie no hay blanco ni negro, sino una inmensa variedad de grises. Es por ello que el Enrique de Jonathan Rhys Meyers es tirano y hombre dulce y enamorado a la vez, y la Ana Bolena de Natalie Domer combina en cada capítulo las dos teorías que ha habido siempre sobre la verdadera reina: la mujer ambiciosa y ciega de poder que cava su propia tumba, y la víctima enamorada y traicionada. Sin duda, uno de los grandes aciertos de la serie es ése, el apostar siempre por la ambigüedad, por lo que no es lo fácil, por darle al público la oportunidad de juzgar a los personajes de nuevo casi en cada capítulo. Y aun así, en mi opinión, Los Tudor sigue teniendo todos los ingredientes para ser ficción popular hecha con inteligencia y exquisito gusto. Al fin y al cabo, habla de amor, celos, amistad, traición, poder, ambición... de todas las pasiones humanas. ¿La prueba? El éxito enorme de la serie allá donde se ha estrenado, incluida España. Me parece un desperdicio enorme que TVE la haya reservado para su parrilla de verano, como serie de relleno, en unos meses en los que el visionado de televisión baja enormemente. Y aun así... 4 millones en su despedida.Por supuesto, la fidelidad histórica y el trabajo de documentación es excelente, pero no podía ser de otra forma, siendo Michael Hirst su mente pensante. Este señor, después de escribir las dos partes de la Elizabeth de Cate Blanchett conoce muy bien la dinastía Tudor, y sabe muy bien lo que hace. Y se nota.


Lo mejor: Su maravilloso vestuario y la diosa Natalie Dormer (Ana Bolena).
Lo peor:   Ciertas incoherencias y errores historicos.


NOTA: 9/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario